De acuerdo al último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, «Argentina embarcó un total de 51,2 Mt de granos, subproductos y aceites durante el primer semestre del año, un 6% más que en igual período del 2021». Esta suba se explica, fundamentalmente, por el mayor despacho de granos: entre enero y junio se embarcaron 32,7 Mt, 19% más que el volumen alcanzado en los primeros seis meses del año previo.

Los embarques de aceites, en tanto, sumaron 3Mt entre enero y junio, denotando una considerable caída con relación al primer semestre del 2021 mientras que los despachos de subproductos alcanzaron 15,5 Mt, también exhibiendo un recorte vs. 2021 pero en una magnitud menor.

Abriendo el análisis hacia el interior de cada una de las categorías, se puede apreciar que la suba en los embarques de granos se explica, fundamentalmente, por el crecimiento en los despachos del trigo en primer lugar, de cebada en segundo lugar, y el sostenimiento en los embarques de maíz en tercer lugar.

La mayor producción triguera de la última campaña ha dejado un saldo exportable récord para el cereal, que se ve plasmado en el total de embarques del cereal durante el primer semestre. Los despachos trigueros alcanzaron 11,2 Mt entre enero y junio, casi 80% más que en igual período del 2021. Además, dado que en la 2021/22 la producción del cereal de invierno en la región centro y norte del país fue muy buena (a diferencia del ciclo anterior 2020/21) y que el nivel del Río Paraná se fue recuperando desde febrero en adelante, los embarques de trigo desde los puertos del Up-River se duplicaron entre un año y otro: en el primer semestre del 2022 alcanzaron 6,6 Mt mientras que en el 2021 habían totalizado 3,2 Mt.

La cebada también exhibió un notable desempeño, arribando a un total despachado de 2,9 Mt entre enero y junio, superando en un 46% el guarismo alcanzado el año previo (2 Mt). Por otro lado, los embarques de maíz totalizaron nada menos que 17,2 Mt (vs. 16,7 Mt en 2021) y representando el 52,5% de granos embarcados. Esto es particularmente destacable dado que la producción maicera para el ciclo actual 2021/22 se estima menor a la de la campaña anterior, lo que dejaría un menor saldo exportable.

Una mención especial merece lo que ocurrió con los embarques de sorgo. Éstos han presentado un notorio incremento durante los primeros seis meses del año: el sorgo creció un 15% con relación a los despachos de los primeros seis meses del año anterior y más que duplicó el promedio de los últimos tres años.

Fuente: Agritotal.com