Un fuerte temporal de lluvia y granizo azota a la región núcleo de nuestro país y complica el panorama de la cosecha de trigo y la siembra de soja.

Cabe recordar que hay mucha expectativa por la presente campaña agrícola, con una proyección de cosecha por parte del gobierno de 140 millones de toneladas, ya que  apuesta al ingreso de divisas que la misma genere para enfrentar una profundización de la recesión económica y los productores necesitan dejar atrás las complicaciones que provocó el ciclo anterior por los efectos de la sequía.

La semana pasada se ha intensificado la tarea de siembra donde se habían logrado sembrar 1.400.000 hectáreas, de las cuales el 60% se encuentran hoy en incertidumbre total y deberían resembrarse por las lluvias. Así lo sostiene un informe de la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Desde hace unas semanas el clima viene provocando serias dificultades a los productores con falta de precipitaciones en algunas zonas, que luego se trasladó a un escenario de heladas tardías y finalmente se registraron fuertes tormentas con caída de granizo. Toda esta situación climática tan cambiante, tuvo como epicentro la región núcleo, la zona productiva más importante del país.

En lo que respecta al trigo, los especialistas de la bolsa rosarina aseguraron, que de cara a la cosecha hay lotes que están muy avanzados y otros en pleno llenado de granos, “la gran cantidad de lluvias juega en contra del cultivo, el rendimiento y habrá afectación de la calidad, que seguramente será esta última la que reciba el mayor golpe. Los problemas de panza blanca y los problemas de brotado pueden ocasionar descuentos importantes en la mercadería”.

En el recorrido por la zona núcleo, el registro de precipitaciones que brindó la Bolsa de Comercio de Rosario, encuentra a gran parte de la porción norte de la región central con precipitaciones por encima de los 100 milímetros. Por último, los caminos rurales se encuentran intransitables y hasta el momento no se ha podido determinar el daño en los cultivos.

Fuente: InfoBAE