Cuando parecía que iban a desmejorar por el déficit hídrico, aparecieron las lluvias. Si bien ha sido un aporte moderado, se espera un importante impulso para el cultivo. Pero hubo pérdidas de macollos. En los lotes más adelantados cayó el potencial de rinde.

Para los lotes que se encuentran en hoja bandera y en 10 días más comenzarán a espigar esta lluvia ha sido clave para no seguir resignando rinde. Sigue habiendo necesidad de nuevas lluvias. En la zona Cordobesa, fueron sólo 5 a 15 milímetros. De todas formas, bajó el estrés que se estaba observando.

La condición empeoraba con cada día que pasaba sin agua. Ahora hay una pequeña tregua, pero tienen que llegar las lluvias en forma importante para pasar adecuadamente el periodo más crítico del cultivo. En el 50% del área, el cultivo recibe muy buenas calificaciones.

El trigo está atravesando etapas que van de macollaje (25%) hasta pleno encañazón (70%). En algunos cuadros ya se observa la hoja bandera (5%).

Aumentó la severidad de enfermedades. Hay ciertas variedades muy susceptibles al ataque de roya y mancha amarilla que requieren extremar los cuidados.  Por ello, ya se han efectuado controles en los lotes más tempranos de trigo por roya amarilla. En pocos días más se seguirá con los ciclos más cortos.

Llovió desde que empezó agosto hasta hoy. En estos 60 días deberían haber llovido entre 60 y 90 mm, pero los montos registrados son un 50%  inferiores.

De todas formas las lluvias de esta semana, aunque desparejas y todavía con gusto a poco, son el primer aporte interesante que recibe la región núcleo y representan el 75% del agua que ha recibido hasta ahora la región en el mes de setiembre.

Fuente: Agrofy News