La faena de hacienda bovina aumentó 14% interanual en Argentina tanto en abril como en mayo pasado y, «a contramano de lo que sucede en el resto del mundo» en el marco de la pandemia de coronavirus, la actividad ganadera en la Argentina «no ha detenido su marcha», destacó un análisis del Mercado Ganadero de Rosario.

«Más allá de algunos casos puntuales que requirieron el cierre temporal de determinadas plantas, la industria en general ha mostrado una eficaz reacción al adecuar rápidamente sus protocolos de trabajo, permitiendo la continuidad de la actividad sin mayores riesgos sanitarios para el personal», indicó el reporte realizado por la analista de Rosgan María Julia Aiassa.

Destacó que, «claramente, a diferencia de otros grandes productores como Brasil o Estados Unidos, el nivel de atomización de la faena argentina constituye un factor clave no sólo en términos de implementación de protocolos de trabajo adaptados a cada planta, sino también en cuanto al impacto de los cierres temporarios que debieron efectuarse ante la detección de casos de Covid-19 dentro del personal frigorífico».

«Lo cierto es que no sólo la actividad de faena no se vio frenada por la pandemia del coronavirus sino que además, viene registrando una tendencia creciente, impulsada por un elevado nivel de oferta», destacó el análisis.

Precisó que, «en mayo, se faenaron 1,168 millones de cabezas», y señaló que «si bien comparado contra el mismo mes de 2019 supone una leve baja del 1,2%, ajustado por el menor número de días hábiles de este último mes, la variación se traduce en una suba del 14,4% interanual, repitiendo prácticamente el mismo comportamiento que en abril».

Así, indicó que «en los primeros cinco meses de 2020, la faena bovina alcanzó un total de 5,633 millones de cabezas, un 4,3% más que un año atrás», y remarcó que este crecimiento fue «solamente superado por el máximo de la serie analizada, registrado precisamente en 2009, con 6,369 millones de cabezas, en plena fase de liquidación».

Fuente: Agritotal.com