Afirman que si bien hay estancamiento de la producción en el mundo, el aceite derivado tiene cada vez más demanda. Tanto Ucrania como Rusia, grandes exportadores globales, ya alcanzaron límites en sus áreas de siembra y picos de rendimiento. Argentina puede aprovechar esta oportunidad.

En un encuentro virtual organizado por Nutrien Ag Solutions, se destacó que Argentina es el único país girasolero con capacidad de aumentar su producción y ganar mercados.

También se dieron recomendaciones para la nutrición de este cultivo y se presentó la paleta de híbridos que ofrecen al productor en el marco de una alianza conjunta.

Durante un encuentro, se habló sobre las oportunidades para Argentina frente al escenario mundial de este commoditie y las recomendaciones de fertilización de cara a la nueva campaña.

El encuentro contó con las presentaciones del economista de la Asociación Argentina de Girasol, Jorge Ingaramo; el asesor privado y especialista en nutrición.

En su charla, Ingaramo describió las posibilidades para la producción de girasol en Argentina. Contó que se da un escenario de estancamiento de la producción mundial, pero con una demanda cada vez mayor del aceite derivado. En números, este ciclo agrícola proyecta una cosecha mundial de 55 millones de toneladas “que es la misma que hace 2 años”, mientras que “en los últimos 12 años el consumo mundial viene creciendo 5% anual y la exportación 9% anual”.

El mundo se abastece de girasol principalmente de Ucrania, que provee 630 mil/tn (90% de la oferta exportadora) pero este país “no puede seguir aumentando su área de siembra y, además, llegó a un pico de rendimiento” (al igual que Rusia, otro de los exportadores).

“Argentina es el gran candidato para complementar la oferta de aceite de girasol y tiene la ventaja de la oferta en contraestación”, aseguró el economista de ASAGIR. Por otra parte, ilustró que teniendo en cuenta el ritmo de la demanda, todos los años hará falta sumar 1,1 mill/tn de pepas de girasol “que están casi exclusivamente en la Argentina”, aseveró. “El del girasol es el mercado más dinámico. Ninguno de los otros commodities tiene una tasa de crecimiento similar”.

Fuente: TodoAgro.com