Desde el mercado ganadero estiman que 2019 cerrará con un promedio de faena de vientres de 46,3% y esto provocaría una caída del stock final en 0,2%.


La faena de hembras es un valor que crece mes a mes y cerró abril con un 52,4%. En este sentido desde Rosgan afirman que de continuar la tendencia en alza, el stock final se vería resentido. La importante demanda por parte de China y la escasa posibilidad de acceder a financiamiento obliga a los productores a faenar los vientres, aseguran en el informe. Comparando el período de marzo a abril de los últimos 12 años, en 2019 se proyecta una mayor caída del stock final.


Desde Rosgan destacan que los valores de estos dos meses alcanzan cifras similares al período 2010/2011 y 2015/2016. Aunque cabe mencionar que luego de abril la faena de hembras empieza a disminuir. De esta manera, realizando una proyección para 2019/2020 la faena de vientres alcanzaría un promedio de 46,3% aproximadamente.
A pesar de estas proyecciones, el factor China jugará un rol fundamental por la enorme demanda que tiene de carne. En este sentido, continuando con la proyección de faena de hembras se produciría una caída de vientres del 2,9% anual, que representa 1125 cabezas.


El informe elaborado por Rosgan estima que la demanda de exportación seguirá ejerciendo una fuerte presión de compra y que los niveles de consumo interno deberían estar ya consolidando su piso para luego mostrar una leve mejoría, acompañada por una paulatina recomposición salarial.


Además aseguran que de seguir en esta línea, a marzo de 2020 se llegaría con 53,8 millones de cabezas, una retracción del 0,2%.

Fuente: Agrofy News