Ambos países incrementaron mucho su producción de harina de soja en 20 años. Brasil apostó por su sector ganadero e industria cárnica. En Argentina los desincentivos no han dejado que la industria despegue.

Fuente: BCR News