De la mano del INTA, una empresa busca transformar 400 toneladas anuales de orujo, derivados de la elaboración de jugos, en energía y fertilizantes. Un logro de economía circular.

Fuente: Todoagro.com