Surge de los datos recabados por la Bolsa rosarina. Se esperaba el mejor año para el cultivo de maíz y las expectativas eran altas. Sin embargo, todo cambió a partir de la severa falta de humedad entre diciembre/enero, también la ola de calor y luego una nueva y aguda faltante de lluvias.

Fuente: Infocampo