Un informe del INTA estimó que son 600.000 las hectáreas que resultaron afectadas por el anegamiento de caminos, que interrumpieron la cosecha de cultivos en el sureste de Santiago del Estero. Agregaron que «en muchos casos la recolección no se realizará. En el sector ganadero, en tanto, estimaron que «cientos de animales vacunos y de corral permanecen atrapados en bañados», por lo que también se trabajaba para recuperarlos.

Fuente: Télam