Mientras el Gobierno se mantiene inflexible y va por la expropiación, los dueños de la cerealera desplegarán una batería de acciones para atacar la intervención.

Fuente: Agrolatam